Elegir un discipulado auténtico

 En Blog

Parece que todo en nuestra sociedad está orientado al aquí y al ahora. Todos los caprichos y deseos conocidos por el hombre están disponibles en línea mediante el uso rápido de la tarjeta de crédito o la aplicación de pago, y van acompañados de la afirmación (ya sea real o inventada) de que esos deseos pueden concederse antes de lo que nunca soñaste: todo, desde la pérdida de peso hasta encontrar tu alma gemela o convertirte en un autor de best-sellers de la noche a la mañana. 

Pero el discipulado cristiano requiere disciplina, intencionalidad y tiempo... que no son precisamente los valores que encabezan las listas de éxitos hoy en día.

En mi reciente podcast, Las personas no son númerosEl rabino Abraham Cooper y yo reflexionamos a partir de la Torá sobre la verdad de que las personas no son "números" masivos que hay que contar, sino vidas individuales, cada una con valor y significado.

Con la próxima generación de nuestros jóvenes, ¿estamos (la Iglesia) ofreciéndoles una alternativa digna a los atractivos vacíos de este mundo - o estamos bajando nuestros estándares, abaratando nuestro mensaje, y tratando de competir por sus almas como meros "números", usando las mismas tácticas que aquellos que tratan de atraerlos? 

Como líder en el cuerpo de Cristo que ha sido discipulado y ha estado discipulando durante casi cuarenta años, me gustaría presentarles tres áreas centrales en las que creo que debemos centrarnos en nuestra búsqueda para discipular a la próxima generación. 

1. Disciplinando a la próxima generación en LA PALABRA

Nuestra herencia judaica nos enseña la importancia suprema de la Palabra de Dios. En esta cultura, el alumno se sienta a los pies del rabino y memoriza la Palabra escrita. A medida que el niño progresa, la lectura pública de las Escrituras se convierte en parte del proceso de aprendizaje; más tarde, le siguen la discusión, el razonamiento y la elaboración de su aplicación. 

En nuestra propia cultura, hay una necesidad urgente de que la Palabra de Dios ocupe el lugar que le corresponde en la vida de cada joven, de cada discípulo que desea caminar en los caminos de Dios. La memorización y la lectura pública de las Escrituras deben ser priorizadas por cada pastor y pastor de jóvenes para que tengamos la base sólida sobre la que construir vidas de verdad y excelencia moral.  

2. Disciplinar a la próxima generación en la ORACIÓN

Cuanto más se aleja la Iglesia de la disciplina de la intercesión corporativa sostenida, más se aleja del corazón de Dios. La oración basada en la Palabra de Dios debería ser la base de nuestra vida espiritual, como lo fue para David y los profetas de la antigüedad. 

Otras culturas comprenden el propósito, el poder y la fuerza unificadora de la oración. El valor que se da a la oración supera el valor de todo lo demás en, por ejemplo, el mundo del Islam. Y aquí, la oración no está reservada a unos pocos. Es, más bien, el denominador común de su vida religiosa. Qué pena que tengamos que mirar a los que se erigen en enemigos de la cruz para aprender (si fuera posible) lo que nuestro propio Salvador, amoroso y personal, vino a la tierra a enseñarnos. 

Amigos, si queremos que Dios se mueva a través de nosotros, debemos movernos nosotros mismos al lugar de la oración. Debemos ayudar a los que discipulamos a interiorizar la importancia de la oración devocional y de intercesión y vivirla no sólo como una práctica, sino como un estilo de vida. 

3. Disciplinar a la próxima generación en el CARÁCTER

Se ha dicho que el carácter es lo que eres cuando nadie te mira. El carácter no es lo que esperamos ser o lo que creemos ser, sino lo que somos. En una sociedad como la nuestra, en la que se alaba lo instantáneo, el carácter queda naturalmente marginado. Lo que valoramos es lo que enseñaremos a valorar a nuestros hijos. ¿Valoramos el talento, o la administración adecuada de ese talento? ¿Valoramos la unción del Espíritu Santo o la capacidad de administrar esa unción con santidad y fidelidad? 

Debemos preguntarnos si estamos cultivando en nuestros protegidos el tipo de corazones y mentes diligentes que perseguirán una vida de piedad, o si estamos valorando el resultado final por encima del proceso. En nuestro deseo de producir ministros del Evangelio ungidos y llenos de poder, ¿estamos cocinando a medias nuestros esfuerzos para que los exteriores parezcan "hechos" mientras los interiores permanecen crudos?  

El fruto de la justicia no se recogerá si no se siembra. Las manzanas no aparecen de la nada. Una semilla debe ser plantada y alimentada antes de que se vea una cosecha. ¿Sembramos esa semilla desafiando a los jóvenes a perseverar hasta alcanzar una verdadera madurez espiritual? ¿O estamos poniendo nuestra energía y recursos en fabricar artificialmente lo que parece ser una manzana madura, hermosa y atractiva, pero que en realidad no es comestible? 

El mundo tiene hambre. Los jóvenes espiritualmente huérfanos de esta generación se mueren de hambre por algo real, algo auténtico, algo que nutrirá sus almas; y el discipulado de comida rápida no es la respuesta.

Hoy quiero lanzarte un reto para que entres en un discipulado intencional con alguien de forma real. Jesús no ofreció nada a sus discípulos más que la verdad. Incluso cuando empezaron a abandonarlo, alegando que sus enseñanzas eran demasiado duras de soportar, no comprometió la integridad de su mensaje. Si queremos cumplir con nuestra comisión de levantar discípulos según Cristo, debemos estar dispuestos a hacer lo mismo.

¿Quiere saber más? El Obispo y el Rabino es un podcast semanal dinámico e informativo, presentado por el obispo Robert Stearns y que cuenta con diferentes rabinos invitados de la comunidad judía. Presenta debates sobre temas como el contenido de este artículo, las Escrituras hebreas desde el punto de vista judío y cristiano, los acontecimientos actuales en América y Oriente Medio, y el futuro de la cooperación judeo-cristiana. Sintonice ahora los últimos episodios de haciendo clic aquí.

Publicaciones recientes
<em class='evo_tooltip_box'></em>
X