Robert Stearns en The Jerusalem Post: La historia se repite en Israel

 En Blog

A principios de la década de 1990, tras la caída de la Unión Soviética, los judíos rusos y ucranianos inundaron Israel, con su región de origen en crisis financiera y su futuro como comunidad judía de Europa del Este gravemente incierto.

Ahora está ocurriendo de nuevo: miles de judíos ucranianos han huido de los horrores de la guerra para comenzar una nueva vida en Israel. 

Las familias ucranianas han sufrido penurias inimaginables a manos de la invasión rusa. Por su parte, Israel ha abierto de buen grado sus puertas a una afluencia masiva de estos refugiados, apoyándose en gran medida en sus organizaciones humanitarias para ayudar a absorber la nueva población de inmigrantes que llegaron prácticamente sin nada en su poder.

¿Cómo puede una nación con su propia cuota de desafíos políticos y sociales (por no mencionar las constantes amenazas existenciales contra su población actual) unirse en torno a una empresa tan masiva, y tan rápidamente?

Desde el renacimiento del Estado de Israel, su tierra se ha convertido en un refugio físico y espiritual para los judíos de los confines de la diáspora, una peregrinación masiva sin parangón.

Como cristiano que ha pasado gran parte de su vida adulta en Israel y entre el pueblo judío, si soy sincero, mi propia tradición religiosa no tiene un equivalente de una comunidad tan interdependiente, de un pueblo unido por una unidad inherente a pesar de las barreras del idioma y las diferencias culturales.

Sin embargo, la historia se repite en Israel, con los judíos haciendo lo que los judíos siempre han hecho: vivir como un pueblo.

En mi opinión, la historia más importante de los titulares de las noticias de hoy no es lo que ha hecho la agresión rusa de Putin, por muy horrible que haya sido y por lo que ha sido condenado con razón por toda la comunidad internacional. Para mí, la historia más convincente es lo que el pueblo de Israel ha hecho al abrir sus fronteras, una vez más, a los que vienen de tierras extranjeras devastadas por la guerra. 

Desde los rechazados hasta los etíopes, pasando por los checos y polacos y los occidentales de América... todos han encontrado una nueva vida en Israel. En sólo 74 años, casi 3 millones y medio de ellos. Para una nación con una población total de menos de 10 millones de habitantes, es una cifra realmente notable.

Mientras el mundo tenga un Israel fuerte, el "judío errante" tendrá un lugar al que llamar hogar. Y eso es algo en lo que el resto de la comunidad internacional puede inspirarse, y es sólo una de las muchas razones por las que nuestro aprecio y solidaridad con Israel debe crecer junto con cada ejemplo de historia que su pueblo proporciona.

El obispo Robert Stearns es el fundador y director ejecutivo de Alas de Águila, un movimiento mundial de iglesias, ministerios y líderes.

Haga clic aquí para ver el artículo publicado originalmente en The Jerusalem Post.

Publicaciones recientes
<em class='evo_tooltip_box'></em>
X