No te fíes de los teólogos demasiado confiados

 En Blog
vor-blog-image-header

En los primeros tiempos de la Iglesia, uno de los más grandes teólogos de Tierra Santa fue derribado del caballo por un encuentro místico con el Dios vivo. Saulo de Tarso, protegido del estimado rabino judío Gamaliel, estaba absolutamente seguro de su teología. Tan seguro y celoso estaba que lo llevó a la violencia que percibía como la "voluntad de Dios". Se encontraba en un alboroto justo en un intento de sofocar la incipiente secta judía del siglo I que finalmente se conoció como la Iglesia. En ese momento, se encontró cara a cara con el Dios que creía conocer, pero que le dijo a bocajarro que le estaba persiguiendo con sus acciones.

En ese momento de su vida, Saulo era el epítome de un teólogo excesivamente seguro de sí mismo, muy versado en teología e historia, y con un arsenal de argumentos de apoyo a su disposición. Sin embargo, en un momento, experimentó una transformación de su vida a través de un encuentro con el Dios de Israel. No importa cuántos conocimientos hayamos acumulado, un auténtico encuentro con Dios supera a la teología bien empaquetada... Cada. Cada. vez.

Del mismo modo, el discípulo Pedro era un judío que se encontró con el rabino Jesús (Yeshua) de una manera profunda y que cambió su vida. Los primeros creyentes, que a menudo se enfrentaban a la persecución de gente como Saulo, no dejaban de contar el coste de su fe, que estaba experimentando una nueva transformación. Cada día era una oportunidad para que su fe fuera puesta a prueba de nuevo.

En el ambiente de Hechos 10, Dios se mostró en la visión abierta de Pedro en la azotea de Jope (Jaffa) donde se encontraba Pedro, y éste vio una sábana llena de animales que bajaba del cielo mientras la voz de Dios le decía: "Levántate, Pedro; mata y come". Pedro respondió: "¡No, Señor! Porque nunca he comido nada común ni impuro" (vv. 13-14).

¿Has discutido alguna vez con Dios cuando Él ofende tu mente para revelar tu corazón?

Aquí estaba Pedro, haciendo todo lo posible por ser un judío observante y no despreciar siglos de teología judía. Pero Dios estaba tramando algo: estaba a punto de abrir soberanamente el camino para que los gentiles entraran y formaran parte de su familia, a través de la posterior cita divina de Pedro con Cornelio, el centurión justo. La confianza de Pedro en su teología tuvo que ser sacudida para que la puerta se abriera para el evangelio a las naciones.

Lecciones de Pablo

Cambiado para siempre por su propia experiencia, Saulo (Pablo), el perseguidor, se convirtió en el escritor más prolífico de las escrituras de la Biblia cristiana. El conocimiento teológico que había acumulado en su vida se sometió a una autoridad más alta que su propio intelecto de clase mundial. El apóstol Pablo aprendió algo que no se puede enseñar con años de clases en el seminario: su teología se transformó a través del poder de la humildad y la necesidad del misterio.

Hoy en día, con todo nuestro aprendizaje y nuestro mayor acceso al material teológico, he encontrado una alarmante disminución de la humildad y el misterio en los líderes de la Iglesia. El aprecio por la historia de la Iglesia ha disminuido masivamente en el proceso de pensamiento de la actual generación de líderes. La adhesión a las expectativas denominacionales (o no denominacionales) se ha convertido en muchos casos en la mayor unidad de medida para determinar quién está "dentro" o "fuera". Las iglesias se han convertido en empresas de fabricación de entretenimiento espiritual impulsadas por la personalidad en lugar de casas de oración y discipulado basadas en la Biblia. A menudo nos apresuramos a promover a los líderes sin exigirles que demuestren el carácter que se necesita para manejar la enorme responsabilidad de pastorear el rebaño del pueblo de Dios.

La humildad se ha convertido en un arte perdido en nuestra sociedad, y creo que es probablemente una razón importante de por qué nuestras iglesias han sido en muchos casos demasiado débiles para rechazar el ataque de las fuerzas culturales que han venido contra nuestra fe en esta época. En esta época de omnisciencia humana autosuficiente, disfrazada de avance tecnológico, hemos perdido nuestro sentido de dependencia de Dios.

Además, de forma estrechamente relacionada, es imperativo que recuperemos el elemento del misterio en nuestra teología actual. La única manera de hacer bien la teología es que haya misterio en ella: el reconocimiento de que la sabiduría de la humanidad no puede ni siquiera arañar la superficie de todo lo que Dios es. La teología sin misterio es como las articulaciones sin cartílago. Carece de la capacidad de moverse y actuar como el Ser vivo que representa. Como siervos del Señor del cielo y de la tierra, debemos suspender nuestro "derecho" a tener respuestas a todas las preguntas, y estar de acuerdo con un Dios cuyo conocimiento supera el nuestro, y que sólo elige revelarse parcialmente.

Como Dios mismo nos declara:

"Porque como los cielos son más altos que la tierra,
Mis caminos son más altos que los tuyos,
Y mis pensamientos que vuestros pensamientos". (Isaías 58:8)

Pablo lo dijo de esta manera en su carta a la iglesia de Corinto: "Porque en parte conocemos y en parte profetizamos. Pero cuando llegue lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será eliminado" (1 Corintios 13:9-10). Pablo era íntimamente consciente, incluso en sus últimos años, de que todavía tenía puntos ciegos teológicos. No podía confiar en su propio entendimiento, a pesar de sus años de formación en teología judía y de los años de experiencias y ataques que afrontó como apóstol de la incipiente Iglesia.

Ya sea en los venerados bastiones del aprendizaje intelectual, en los motores de búsqueda de información instantánea o en la espiritualidad de la expresión carismática o profética, mi consejo es el mismo: ¡no confíes en los teólogos demasiado confiados! Si alguien tiene un concepto teológico o una escatología del fin de los tiempos todo resuelto y atado confiadamente con gráficos y libros correspondientes, puede estar adorando en el altar de un Becerro de Oro.

Invitación a un humilde encuentro

La teología no puede ser simplemente una transacción espiritual por la que obtenemos un vocabulario y una comprensión que hace que nuestra biografía de Wikipedia parezca impresionante. Al hacerlo, reducimos a Dios a un cajero automático o a un constructor de currículos.

Por el contrario, el libro de Santiago dice,

Pero Él da más gracia. Por eso dice:
"Dios resiste a los soberbios,
Pero da gracia a los humildes".

Por lo tanto, sométanse a Dios... Acérquense a Dios y Él se acercará a ustedes... Humíllense ante el Señor, y Él los levantará. (Santiago 4:6-10)

La verdadera teología debe caminar de la mano de los encuentros y los viajes espirituales. La verdadera teología sólo puede descubrirse a través de la humildad -la postura interior de vivir de rodillas ante Dios- y mediante el compromiso personal de adorar a un Dios cuyos misterios no podemos comprender plenamente.

De la comunidad judía de la que forma parte el propio Jesús, aprendemos la perspectiva de que nadie es capaz de confinar a Dios en su propio rincón intelectual. Para un judío, la verdad no es un monumento inactivo e institucionalizado, sino el proceso continuo de hacer preguntas que llevan a más preguntas todavía, en el viaje de descubrimiento del Dios que creó el universo. Es un viaje de relación.

En esta generación tecnológica de respuestas inmediatas, la prueba de fuego para nuestra teología debe ser poseer una naturaleza enseñable en medio de las construcciones teológicas que nos son tan queridas. Si queremos abrazar una teología que diga una palabra segura al mundo, debemos abrazar la humildad y la conciencia del misterio del Dios del que habla nuestra teología.

Que esta exhortación de Pablo nos acompañe siempre en nuestro camino teológico:

El conocimiento infla, pero el amor edifica. Y si alguien piensa que sabe algo, aún no sabe nada como debería saber. Pero si alguien ama a Dios, éste es conocido por Él. (1 Corintios 8:1-3)

La próxima vez que te encuentres con alguien que parezca un teólogo demasiado confiado, no te apartes con desdén. Escucha lo que te está comunicando, ya que lo más probable es que haya alguna verdad que puedas recoger en ese momento. Pero mientras buscas en oración la verdad de Dios en el medio, deja que te sirva como un ardiente recordatorio para buscar el humilde camino de encontrar a la Persona detrás de la teología - incluso cuando esa Persona se encuentra contigo.

¿Quiere saber más? El Obispo y el Rabino es un podcast semanal dinámico e informativo, presentado por el Obispo Robert Stearns y que cuenta con diferentes rabinos invitados de la comunidad judía. Presenta debates sobre temas como el contenido de este artículo, las Escrituras hebreas desde el punto de vista judío y cristiano, los acontecimientos actuales en América y Oriente Medio, y el futuro de la cooperación judeo-cristiana. Sintonice ahora los últimos episodios en el Red de Podcast de Carisma!

Publicaciones recientes
X